lunes, 7 de diciembre de 2015

¿Escribo? ¿Qué escribo?

Hola a todos.
Ya que estoy en un concurso llamado ¿Qué estás leyendo?, he decidido hacer esta entrada sobre ¿Escribo? ¿Qué escribo?

Y si, escribo desde hace no más de un año, pero me la llevo con calma, sólo escribo cuando sé que lo puedo hacer bien ya que no quiero estropear la historia.


He cometido un error 
Uno muy grande 
 Oh dios, qué he hecho 
Se repite una y otra vez Mariel, ella sabe que ha hecho algo terrible, nunca debería haber sucedido pero ahora no hay vuelta atrás, tiene que superarlo y encontrar la manera de salir de todo este gran problema. Mariel se pasea de un lado al otro en su cuarto, en su camino se topa con vestidos, collares, anillos, arracadas, mucho oro por el cual una familia viviría bien durante años, pero no es momento de pensar en el oro, ahora hay un problema que no se resolvería ni con todo el oro del reino, así que Mariel y el joven piensan en lo que ella ha dicho y en lo que harán antes de que pase algo mucho peor. Mariel sabe que lo sucedido cambiara muchas cosas no solo a su familia sino a todo el reino o tal vez más.
-Tienes que irte lo más pronto posible – dice el joven sentado en la orilla de la cama, en su voz hay preocupación como en su postura erguida con los codos en sus rodillas, mientras se pasa una mano por su ya desordenado cabello castaño.
-¿Pero a dónde?– pregunta Mariel – es muy peligroso quedarse en el reino, Laila me encontrara y me matará.
 -No lo sé, maldición no lo sé – Mariel sabe que solo en él puede confiar de entre todas las personas en el reino, ni a sus padres ni a una persona en especial que sabe que haría cualquier cosa por protegerla de cualquier peligro.
-Me iré al bosque – dice Mariel tratando de mantener la calma. Uno de los dos tiene que permanecer calmado o sabe que todo se vendrá abajo.
 Calma, calma, calma, piensa, piensa
-¡Estás loca!- grita el joven mientras se pone de pie y alza los brazos dando énfasis a todas sus palabras – no sobrevivirás, no sabes siquiera que se esconde ahí, podría haber animales salvajes, plantas venenosas qué sé yo, no, no iras al bosque, otro lugar estaría bien.
Mariel se acerca rápidamente al joven y pone ambas manos al lado de su cara, pone su cara al mismo nivel que el joven y sus ojos se encuentran.
-Sé razonable Li, sé razonable. Sabes que no puedo quedarme aquí mientras tenga este enorme problema, tengo que escapar y tú me ayudaras porque eres la persona en la que más confió - empieza a soltar la cara del joven y pone lentamente los brazos a los costados, quisiera quitarse ese horrible vestido que lleva puesto y estar cómoda en unos suaves pantalones de seda, pero no es el momento de pensar en eso, no todavía.
 Al diablo la nobleza
-Pero no quiero perderte, qué si te pasa algo, no podría vivir con la culpa de que yo fui quien te ayudó a un viaje tal vez sin retorno, tienes un futuro aquí Mari- el joven mira a Mariel con los ojos vidriosos de color verde con motas color miel, mientras trata de no llorar por lo que podría perder si ella se va. No puede dejarla marchar, tiene que haber otras salidas pero esta, no.
-Lo siento – dice Mariel mientras alcanza la mano del joven – Lo siento tanto, fue un error, no hay otra solución, así que por favor ayúdame, no hagas que esto sea más difícil ni para ti ni para mí- el joven toda ambas manos de Mariel y la arroja a su pecho en una despedida silenciosa, y es el fin, los dos lloran por el futuro de ambos y lo que podría haber sido si esto no hubiera sucedido. Pasan minutos tal vez horas hasta que el joven rompe el silencio.
 -Te ayudare – después de unos segundos de tomar aire continua – pero prométeme que regresaras, prométeme que serás valiente, prométemelo o no estaré feliz hasta escucharlo.
-Yo… yo te lo prometo, regresare dentro de unos meses - los dos se funden en un gran abrazo y el joven acaricia el hermoso cabello rojizo de Mariel hasta que se separan y se miran a los ojos, entonces el joven toca la nariz de Mariel con su dedo índice como siempre ha sido desde que eran pequeños y se sonríen.
 -Gracias, gracias, gracias- musita Mariel -Para eso estoy aquí, estaré siempre que me necesites.

 Gracias, gracias
 Madre, padre, Li, Lunet, perdónenme.

Bueno, esto es algo que he escrito desde hace un tiempo, agradezco los consejos que me den para mejorar.
Un saludo a todos.


4 comentarios:

  1. Hola, me gusta como escribes, se nota el corazón.
    Participo de la iniciativa de blog asociados, ya te sigo y espero que te pases por mi blog.
    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Muchas gracias por tu gran comentario.
      Ahora mismo me paso por tu blog.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Cada una de tus palabras an sido puestas en el orden correcto de tal manera que sufres y ries junto al personaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kerri.
      Muchas gracias por tus palabras, gracias a ti es que me dan más ánimos de seguir escribiendo.
      Un saludo

      Eliminar

Hola buenos dias-tardes-noches espero que les haya gustado esta entrada ya saben el blog se alimenta de sus comentarios, sean parte de este blog y nos vemos en una nueva entrada
¡Saludos!